miércoles, 3 de abril de 2013


Lo único que oigo estos días es que todo se pasa, que no hay nada tan grave, que nadie se muere de amor en los tiempos que corren. Cierro los ojos entre cervezas, me niego a creerles, trato de no insultarles, no saben de lo que hablan, no han pasado conmigo las noches en trance.

Estarías orgulloso de mí, me digo.                  
He cambiado un día de evasión en una botella por tus besos, por sentir más cerca los centímetros, por pasar una vida a tu izquierda, ya que el derecho se apaña bien...
Pero me sobras.
Ya no me besas.
He puesto mi vida en orden, empezando por la habitación.
He cambiado los sentimientos de sitio y esta mañana no sabía que sentía..
He quitado tus fotos de la pared, pero soy incapaz de pasar un día entero sin sacarlas del cajón.
He intentado desaparecer, codos en la mesa, apuntes, alcohol..
Tengo perchas nuevas, sueño con algo que siga el mismo funcionamiento, que me sujete firmemente de los hombros y no me deje caer nunca más al suelo del baño entre lágrimas.

He esperado como una niña tus palabras, esos mensajes de buenos días, he buscado a la ligera una salida. Vamos a olvidarnos del dolor, vamos a dejar de hacernos daño.
No hace ni una semana, me retumba en los oídos.
"Te quiero. Te echo de menos. Se hace duro sin ti."     


No hay comentarios:

Publicar un comentario