martes, 12 de febrero de 2013

Se me enfría la paciencia esperando el gesto definitivo, la decisión de impacto, la apertura de puertas como en un día de rebajas, el pistoletazo de salida, el sacar a la luz tus ganas de comerle todos los labios. Escucho ''heroe'' y no nos imagino en ninguna cafetería de esta ciudad triste por el paso de los años y el constante silencio apoderado de nosotros, en la misma en la que me habrías cambiado por la chica de ojos azules, con el ''te dio..'' aplastándome, pensando en posibles, en la vida que habrías llevado a mi lado si hubiese ocurrido ese choque final, echándole el valor que siempre te ha sobrado cuando no querías estar un día más sin mí. O cuando si querías hacerlo.. Imagina los besos que me debes en el portal donde tantas mañanas temprano me esperabas, como siempre puntual.. la restauración de todo, que duela, joder, que duela, pero muévete, escoge lo difícil, el esfuerzo, el detalle diario, mi hoyitos en las mejillas al reír, las labios colorados de los besos apasionados, siempre las míos..

Quédate esta vez, y que sea un ''para siempre'' pero de los míos,que los tuyos no siempre se cumplen. Finge que dos años han sido sólo uno largo y oscuro, repitete que ya me has echado demasiado de menos.

"En las noches vacías en que regreso solo y malherido todavía me arrepiento de haberte arrojado tan lejos de mi cuerpo...Y ahora que te encuentro veo que aún arde la llama que encendiste, nunca, nunca es tarde para nacer de nuevo, para amarte."

No hay comentarios:

Publicar un comentario