miércoles, 30 de enero de 2013

"Y espero que tengas todo lo que soñaste, y te deseo alegría y felicidad, pero por encima de todo esto, te estoy deseando amor, eso, que yo siempre querré" 
Los recuerdos se toman la molestia de aparecer cada noche y recordarme que todo lo que teníamos acabó, mi loca y absurda cabeza se empeña en un sin fin, pero yo sé que acabó, no te preocupes, ella no será impedimento para olvidarte, aunque claro, también está la conciencia y la parte derecha del fondo de mi cerebro que todavía guarda unos cuantos besos, que son los recuerdos más recientes que tiene de ti, mi corazón, por el contrario no retiene recuerdos, solo retiene sensaciones, retiene todavía algún que otro escalofrío por el cuello, alguna que otra caricia por la espalda.. pero nada, vamos, tonterías.
He de decirte que no será fácil olvidarte, pero cree en mí, lo haré y cuando lo haga será para siempre.

''No es que nunca se me haya pasado por la mente decirte toda la verdad sobre nosotros, no es que haya querido que te quedaras dormida varias de veces con lágrimas en los ojos, no es que no me importara lo que sintieras, no es que me hice el loco y fingí que nunca pasó nada, no es que me hacía el indiferente, no es que te ignoraba, no era que me volvía a enamorar... era que me empataba para olvidarte, no era que no iba a volver a pasar nada jamás entre nosotros, no fue porque el problema eras tú, no era que hacía caso omiso a tus indirectas,... Simplemente era yo y mis malas decisiones.''

Esto es lo que te repetirás una y otra vez cuando te des cuenta de que yo ya no estoy ahí para encontrarte en alguna esquina o en alguna calle cualquiera.. ni al lado, ni a la derecha, ni a la izquierda, ni detrás, simplemente no estaré para sonreírte sin más y cuando seas conciente verdaderamente de ello estaré a millones de kilómetros y entonces ya no valdrá la pena soltar palabra y tú, llorarás.


La alegría de mi morada.. 

¿Cómo sabes que te enamoraste? 
Cuando al despertar lo primero que piensas es en él y en qué estará haciendo en ese momento, si pensará en ti al despertar o si cuando te haces un chocolate se te viene a la mente que a él le gusta con dos cucharadas de azúcar..

sábado, 5 de enero de 2013

Me preguntaba que sería mejor, continuar siendo yo o continuar siendo la chica que pretende fingir que es durísima. Que no le dolió que la cambiaran por otra, que no se recuerda una y otra vez que debe llorar y que tiene que ser fuerte, a la que se le ponen llorosos los ojos cuando escucha canciones que se relacionan con su historia y lo que pudo haber sido, ESA CHICA.
Pensé que todo estaba a la perfección y que mis esfuerzos por parecer normal, por seguir con los mismo chistes, con la misma picardía y con las mismas ganas de hablarle habían dado buenos resultados y no se había notado la creciente diferencia entre la que era y la que soy.
Pudo haberle contestado que también extrañaba al antiguo él, pero hay una ligera diferencia. Él aceptó que lo nuestro terminó y quiere que yo siga siendo la misma. Yo acepté que nada sería igual, que no podría ser la misma, que ya no le gustaba, que quizás nunca habría mañana y que tenía que ser fuerte y sonreír.
Él aceptó que entre nosotros ya no hay ese ''algo'', porque no puedo decir que no hay nada porque un ''nada'' fue lo que tuvimos.. 
Pero no aceptó que yo cambiaría, que no podría seguir haciendole los mismo chistes, las mismas bromas cariñosas y siendo igual de dulce. Mis ganas de decirle ''Ey, no puedes esperar a que sigas siendo la misma porque ya no soy yo la que está a tu lado en la cama cada mañana, no puedo tratarte igual que antes. Ahora solo somos amigos, tienes que acostumbrarte al 'casi-nada'.''
Se me quedarían pegadas las palabras en la garganta si me armara de valor y se lo dijera. 
Sabía que entre mis dedos todavía había una imagen borrosa de los suyos..
Aunque él sabía que yo estaba herida, mientras que en mi subconciente brillaba un ''Estoy viendo en primera fila como te enamoras de alguien más, no sé como esperas que esté bien''.


He de advertirte que sentirás un dolor profundo, pero no morirás.
Por fuera parecerás en perfectas condiciones, pues no hay daño físico o exterior, tendrás la sonrisa en tu rostro de vez en cuando y podrás hacer tu vida como quién no quiere la cosa. Soltarás varios suspiros y varias veces te quedarás dormida después de llorar, pero eso no tendrá importancia. Te juro que te dolerá como sin ser nada, pareceran tener un vínculo único e indestructible que parece demasiado perfecto para ser real. Te juro que te va a doler cuando veas que no eres la única mujer en su mundo, pero igual sonreirás.
Veras las fotos de sus exnovias, de sus amigas, de sus primas, de su actual novia.. y te juro que te va a doler  cuando veas las fotos de sus 'amigas' actuales y sean más bonitas que tu, porque las amigas de el siempre te parecerán más bonitas que tu.
Te juro que te va a doler cuando no te responda con rapidez. Te dolerá cuando te diga que salió y que tu no estabas invitada a salir con el. Te juro que te va a doler cuando te diga que estaba borracho y no sabía lo que hacía, que fue un error, pero te va a doler aún más cuando se lo perdones.
Te juro que te va a doler cuando escuches la frase ''solo es una amiga''.
Te va a doler cuando te quedes despierta hasta la madrugada esperando a que hable, y también te va a doler cuando el se duerma primero que tu y no te diga las buenas noches. Te juro que te va a doler cuando poco a poco veas desaparecer algo que era tan perfecto, más te va a doler cuando veas que no puedes hacer nada al respecto. Creo que también sentirás una presión en el pecho, un dolor fuerte en el estómago y varios escalofríos sin razón atacarán tu cuerpo, sentirás que te escuecen los ojos de tanto llorar, y sentirás las lágrimas como cuchillas, desearás morir más de una vez, pero la muerte sería una salida demasiado rápida, por lo cuál sufres y entonces te olvidas de Dios. 
Pero te juro que eso te dolerá más que cualquier cosa,.. Te va doler cuando veas que la distancia se ha hecho entre vosotros así esteis a pocos centímetros. Sentirás como poco a poco cada uno hace su vida, y tendrás el frío calado en los huesos durante mucho tiempo.
Buscarás apoyo, quizás comiences a fumar, a beber, a evadirte,.. Pero te juro que te dolerá más que se haya acabado todo que el mismo daño que le haces a tu cuerpo. Y te juro, que cuando ya no te duela, buscarás a a otra persona que te haga sentir el mismo dolor, porque es un dolor increíble, único y dañino.
Por eso siempre volvemos a enamorarnos.


Te juro que estoy intentando ser fuerte pero no es fácil observar con una sonrisa como todo se desmorona, como todo acaba y como las fotografías parecen agrietarse con el paso del tiempo, las promesas se desvanecen, las risas se vuelven el eco de lo que un día pareció ser felicidad y ahora queda este vacío en el que se suponía que debíamos estar juntos. Mis dedos tiemblan, mis ojos se empañan y mi corazón late a 10 pulsaciones por mirada. Contuve recuerdos, contuve intentos, contuve esperanzas y hasta guardé un poco de lo que solíamos ser, pero la madera no fue resistente. Lo siento, pero no puedo evitar explotar como cual bomba que llega a 0, me tiemblan los brazos y las gotas de agua salen de mis ojos una tras otra, estoy muy cansada. Parecen arder en mis mejillas estas lágrimas, tienen sabor a decepción y a final, ya mi espalda no puede con el peso de los recuerdos. Me cansé de esperar a que de repente los engranajes se soltaran de donde están y se unieran a una pieza única en que estuvieramos solo tu y yo, esperé a que el peso de tu presencia disminuyera, a que llegara alguien más fuerte a ayudarme porque soy débil, soy demasiado débil y la fuerza no me da lo suficiente como para mantenerte aquí, prometí luchar hasta que se me acabara la fuerza y creo que ya llegó el momento, creo que ya he peleado lo suficiente, ya he hecho mis trucos y jugado mis cartas.. ¿qué me queda? 
Abandonar. 
Y de aquello solo quedarán un par de canciones, un par de dibujos, unas cuantas cartas y fuego, más bien cenizas perdidas por ahí.. 
Sé que quiero salir de aquí pero no encuentro mis ganas, sé que están en alguna parte y sé que tengo que desprenderme, pero a veces te acostumbras a intervalos de felicidad cortos y a tristezas largas hasta el punto de que la tristeza se convierte en la propia felicidad. 
No confío en el nosotros porque todo parece inventado, a veces me pregunto si eras tú o si era yo, porque ya yo no me conozco, ya no sé quién soy ni quién se supone que deberíamos ser. Quiero ahogarme en el mar de tus ojos y asfixiarme a causa de la risa por el roce de tus labios en mi cuello y tus manos haciendo cosquillas en mi barriga. Quiero tener memoria a corto plazo para sólo recordar lo bueno y conocerte todos los días para enamorarme de ti una y otra vez. Pero sobre todo, no confío en mí, porque no sé qué has hecho tú de mí, si soy un verso de tu poema o simplemente el coloreado fuera del dibujo que es tu vida.
A veces no sé si somos amigos o somos muy buenos en fingir. A veces no sé si te quiero o soy muy buena en cumplir la rutina. A veces no encuentro el archivo de mi mente en donde anoté que todo sucede por una razón. Lo siento, te juro que estoy intentando ser fuerte pero no es fácil observar mi reflejo con rastros de felicidad falsos, muy falsos.