sábado, 25 de agosto de 2012


Estoy sintiendo tu respiración correr por mi cuello. ¿Me estás siguiendo en la oscuridad? Suspiro, sé que no me dejarás caer. Estoy segura de que estarás ahí. No sabes cuantas veces esperé en un banco a encontrarte, sabes que te has vuelto parte de mí. Por favor, no hagas que mi corazón se acelere de tal forma. Sólo dime que estarás ahí al final del túnel. Te seguiré en la oscuridad para no caer.
Siento tu mano alrededor de la mía, me sujetas con delicadeza mientras con la otra agarras mi cintura, ¿bailaremos en la oscuridad? Estoy segura de que contigo las estrellas me permitirán entrar al cielo, estoy consciente de que contigo no habrán días grises, estoy segura de que al despertar estarás ahí al lado y no te habrás ido y me darás los buenos días, que no serás un sueño. Por favor, dime que seguirás ahí hasta que acabe esta pesadilla.
Estiras mis brazos y los colocas al rededor de tu cuello y me miras a los ojos.. 
¿Puedo tomar eso como un te quiero? Anda, dime que estarás ahí. Sé que sin ti me vuelvo vacía, que sin ti no sé que hago aquí. Porque me has llenado de luz la oscuridad al caminar conmigo, porque me has mostrado que cada túnel tiene un final.
Oh, vamos. No seamos algo rápido, quédate conmigo. Que la distancia no estropee esto. Sé que en éste corazón cabemos los dos.
Me abrazarás cuando necesite llorar, secarás mis lágrimas con un dedo y besarás mis labios luego de susurrar que todo estará bien. Como niños pequeños me cargarás en tu espalda y me dejarás dormir el resto del trayecto.
Y no sé que he hecho para que el cielo me premie, porque eso es lo que siento a tu lado. Tan único, inigualable… A ver, cuéntame, ¿te merezco? Si tu respuesta es un no, por favor no me dejes caer. Las alas me han llevado lo suficientemente alto para que la caída sea devastadora. Sé que no lo harías.
Pero me pregunto por qué me has elegido a mí. Frágil, celosa y sin tener algo grandioso. He evaluado a las que te rodea.. No sé porque me has elegido, sólo sé que no quiero perderte.
Es algo difícil de entender, pero es demasiado tarde para ser paciente, para tomar en cuenta los sentimientos de los demás, sólo quiero que seamos tú y yo contra el mundo
Te apuesto una vida a que querrás otras mil junto a mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario