lunes, 25 de junio de 2012

No supe el miedo que me podría llegar a dar… hasta ahora que lo estoy sintiendo. Tras haber fallado en millones de intentos de olvido de todo lo que Dios dejó pasar por mi vida, tanto lo bueno como lo malo que viví con es persona, empiezo a darme cuenta que la historia se repite, y que no es ni la segunda ni la tercera vez, si no que hubo algunas más y desgraciadamente aún quedará algunas más por vivir. Me doy cuenta que es un ciclo, que siempre acaba y vuelve a empezar, que los sentimientos se renuevan, y son un poco distintos con cada persona, pero están ahí, son inevitables, no se puede escapar de ellos. 
Y si, realmente tengo miedo, mucho miedo.. A que otra vez yo de todo y no reciba nada, a que otra vez yo te cuide y tu de mi ni siquiera te preocupes, a que otra vez yo me enganche a tu vida, a ti, y tu a la mía la tires por la borda.. Si, precisamente hablo de enamorarme… inevitable ante esa sonrisa que tienes..
Distinta, sí, quiero que esta vez sea distinta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario