jueves, 3 de mayo de 2012

- Tengo tendencia a pensar demasiado. Mis mayores éxitos fueron producto de decisiones que tomé cuando dejé de pensar e hice sencillamente lo que me parecía correcto. Aunque no hubiera ninguna buena explicación para lo que había hecho. Aunque hubiera muy buenas razones para que no hiciese lo que hice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario