sábado, 7 de abril de 2012

Hola, puede que me conozcas y puede que no. Puede que me quieras, pero seguramente acabarás olvidándome pronto, muy pronto. Quiero que quede claro que de sonreír no va la felicidad, ni por llorar más se es más desgraciado. Que un día puede ser maravilloso y el siguiente un desastre. Puede que te guste la playa o la montaña, la chica a la que lees, no sabe lo que prefiere. Puede que quiera gustar a los demás, pero necesita gustarse a sí misma. Puede parecer mayor, pero realmente es minúscula. A menudo se siente sola, y pocas veces tiene ganas de hacer algo de provecho. Y puede que en épocas miraba un gran futuro, y ahora le cueste pensar que tendrá que acostumbrarse a mirar desde otro punto de vista. Esa chica se esconde entre libros y esfuerzos. Ella no es inteligente, ni guapa siquiera. Y seguro que no creerá cumplidos de nadie. Y puede que siga escribiendo al igual que puede que no.


No hay comentarios:

Publicar un comentario