lunes, 23 de abril de 2012

Cuando sientes la necesidad de sacar todo lo que llevas dentro, cuando no hay suficiente hilo en el mundo para coser los descosidos de lo más profundo, cuando las palabras retumban en tu cabeza haciendose oír por encima del ruido, cuando decides no mirar a los ojos por miedo a perder, cuando los sueños hacen daño, cuando las caricias se vuelven escasas y los besos ya no saben a amor. 
Entonces y solo entonces te replantearas la existencia de un principe dispuesto a salvarte de los peligros del amor, capaz de rescatarte de esa oscuridad en la que te encontrabas hundida, con una simple sonrisa, con una simple mirada de esas que paran el tiempo y detienen los semáforos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario