martes, 17 de abril de 2012





Aprendió que no siempre al cerrar los ojos consigues dormir; que por mucho que te empeñes en hacerle caso a tu cabecita, acabará ganando el corazón por goleada. Vendió miles de sueños al olvido, cientos de promesas y solo un par de adiós. Escribió sin remitente, ni argumento, con la esperanza de llegar a las comisuras de una sonrisa, con la esperanza de encontrar ese algo del que todos hablan...


No hay comentarios:

Publicar un comentario