lunes, 19 de marzo de 2012


Te conocí de una manera inesperada. Donde habían muchos pasos, muchas sillas, diversos tratos. 
No quería aceptar, reconocer, actuar. Nos gustamos, nos besamos, nos quisimos.
El presente es tan inoportuno, el corazón tan delicado, a las emociones aún no las controlo.
Hemos sufrido, llorado, reído.
El orgullo te sobrepasó. No has sabido actuar, respetar, callar.
He tenido que ignorar tus actos, mentiras, casi engaños. 
El corazón duele, pero aún siente. La mente quiere olvidar, el corazón aún sigue queriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario