martes, 21 de febrero de 2012

Guardare il cielo
Nos reímos. Y continuamos riendo y entre risas e ilusiones nos miramos a los ojos y por unos segundos nos olvidamos de todo el mundo, hasta tal punto de sentirnos levitando en el aire, volando como pájaros libres. 
No eran unas miradas cualquiera, era algo intenso, eran profundas, diferentes.
Porque no nos veíamos más que el uno a otro y no nos importaba nada más, teníamos tiempo para estar ahí sin hacer nada, realmente nos daba igual lo demás, lo que dijeran, lo que pensaran, las cosas que pudieran pasar.. Porque había una fuerza que nos unía enormemente por nuestros puntos débiles, esa a la que le suelen llamar la fuerza del corazón..
Y entre tanto sentimiento y cariño nos prometimos un para siempre 

No hay comentarios:

Publicar un comentario