lunes, 19 de diciembre de 2011

No seré yo quién te despierte cada mañana.
Ya no estaré detrás de ti cuando te caigas.
No seré yo quién guíe tus pasos cuando te pierdas.
No seguiré quemando noches frente a tu puerta.
Ya no estaré para cargarte sobre mi espalda, pero no creo sinceramente que te haga falta.
No es que yo quiera convertirme en recuerdo, pero no es fácil sobrevivir a base de sueños.
No es que no quiera estar contigo en todo momento, pero esta vez no puedo darte lo que no tengo.
Y sé que vas a estar mejor cuando me vaya, y se que todo va a seguir como si nada.
Mientras escribo sobre la arena la frase tonta de la semana, aunque no estés para leerla en esta playa.
Yo seguiré perdida entre aviones, entre canciones y carreteras, y en la distacia no seré más tu parte incompleta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario