viernes, 16 de diciembre de 2011

+ ¡Hola!
- ¿Que haces aquí?
+ Venía a visitarte
- ...
+ ¿Molesto?
- mmm.. Si desde que no estás.
+ Me echaste. ¿Recuerdas?
- Sabes que tenía mis motivos..
  Aunque tu tampoco me intentaste convencer de que debías quedarte.. Te dio un poquito igual.
+ No fue realmente eso....., pero ya da igual.
-  Ni siquiera aún te entiendo, y mira que lo he echo muchas veces.
+ No hace falta que me entiendas. No quiero que lo hagas. No quiero nada.
- Entonces,.. ¿qué haces aquí conmigo?
   ¡Vete!
+ Eso iba a hacer.
- No me extraña siempre lo hacías..
+ ¿Lo qué?
- Irte. Irte como si nada te hubiera afectado.. Como si te diera igual todo y yo también.
+ Mira, paso, me voy.. No vine para quedarme.
- Lo sé..
 Ahora actuarás como siempre.. Te darás media vuelta, con el ceño fruncido y los ojos completamente      secos,.. cogerás tu chaqueta,.. abrirás la puerta y te irás dando un portazo..
Mientras yo, con una foto en la mano, mojo mis mejillas de lágrimas y empapo mis recuerdos de impotencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario