lunes, 19 de diciembre de 2011

''..Y entonces se enamoraron, y vivieron felices y comieron perdices.. Hasta que el orgullo los separó''
Tan cierto y tan real como los kilómetros que nos separan.
Los dos sabemos que somos y seremos mundos diferentes,.. Yo de rosa, tu de azul, yo de falda, tu de pantalón, yo de querer, tu de pasar.
Pero hoy algo se accionó en mi y me animó a escribir lo que ahora mismo estás leyendo, algo que me impulsó a pulsar una letra y pensar irremediablemente en aquel momento.
Me prometí a mi misma que ya no escribiría en este día de cada mes, como un pacto.., algo así..
Pero inevitablemente me senté y empecé a escribir, como algo programado, como algo que debía hacer,.. 
No aguantaba más.
Sé que tu no te acordarás ni caerás en la cuenta, pero yo caigo siempre, y siempre caeré, sin quererlo.
Soy malísima para las matemáticas, pero tan buena para acordarme de tal día como hoy.
Y eso que hoy ha sido un día bastante raro.. Salí a la calle y no sentí ni frío, ni calor.. Y creo que me he vuelto insensible a todo, menos a una cosa, a tu presencia. Es la única que hace que tenga frío y calor a la vez, algo muy raro.
Me parece tan extraño que siendo un día de Diciembre de 2011 aún siga siendo aquella niña que tan loca estaba por aquellos labios, aquella, pero un poquito más grande.
No he cambiado mucho desde entonces.. 
No es que yo quiera convertirme en recuerdo, pero no es fácil sobrevivir a base de sueños.
Siento escribirte este día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario