martes, 22 de noviembre de 2011

-¿Qué tiene ella que no tenga yo?
-Nada.
-Pues ¿qué le da ella que no le dé yo?
-Nada. Seguramente tú le darías mucho más de lo que ella será capaz de darle.
-Pues…entonces…no lo entiendo. ¿Por qué no quiere estar conmigo?
-No sé como explicártelo… ¿Te acuerdas de cuando eras pequeña? Una vez me contaste que tu madre siempre te hacía un regalo el mismo día de tu cumpleaños y que ese mismo fin de semana, lo celebrabas con el resto de tu familia, la cual te regalaba muchos más regalos.
-No te entiendo y me estás poniendo nerviosa. ¡Dime ya a que te refieres!
-¿Qué hacías con el regalo de tu madre?
-¡Jugar! ¡¿Qué voy a hacer?!
-¿Y qué hacías con él cuando te daban los otros?
-Dejar..lo.
-Ahí tienes tú respuesta. Él ya ha jugado contigo, su barbie. Ya sabe lo que le puedes dar, como eres, como actúas en cada uno de los diferentes momentos del día, como te enfadas, como lloras y como ríes. ¿Qué pasa ahora? Ahora ha aparecido la nueva Polly Pocket de la cual no sabe nada, es su pequeña novedad. Encima, como puedes ver a simple vista, ella no te llega ni por las rodillas. Voy a jugar a adivinar el futuro… la dejará. Se dará cuenta de que no vale nada, de que no es nadie, de que no tiene lo que realmente busca y la dejará. Dale tiempo. Volverá a ti.
- Quizás tengas razón pero cuando vuelva yo ya no estaré, no jugara más y tendrá que volver con ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario