martes, 18 de octubre de 2011

- ¡ Eeeh !
¡ Párate !
Detente ahí mismo.
No muevas ni un solo dedo.
Quédate quieto.
Ahora cierra los ojos, pero no te duermas, ni sueñes.
¡ Que te he dicho que no te muevas ! 
Ahora cierra los ojos, y reflexiona sobre todo el daño que me has hecho.
. . .
¡ Reflexiona de una puta vez, coño !
Solo eres un crío..
Estás castigado, con mi indiferencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario