sábado, 15 de octubre de 2011


Cuando sentimos que incluso La Luna nos pertenece, creemos tener el control sobre el mundo.
Nos damos cuenta de que solo han sido ilusiones, hemos estado soñando, y cuando nos despertamos, nos golpeamos con la cruda realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario