jueves, 27 de octubre de 2011

Áh... No, no, no, no.
Ya que llegaste hasta aquí, ni siquiera se te ocurra dar la vuelta.
Que no. Que ya no hay nada.
Que haber cuando te enteras, que todo se acaba.
Que muy pocas cosas duran para siempre.
Además, ¿que esperabas?..
¿Darte la vuelta y ver un supuesto ''mundo perfecto''?
Te ahorro el disgusto.
No hay nada ''bonito'' ahí detrás. Solo mentiras. Mentiras, mentiras, y más mentiras.
Que inocente eres.
Aunque, sabes, el dolor no es tan malo.
Fue mi profesor durante mucho tiempo y lo será durante toda mi vida.
Te enseña a saber muchas cosas y cosas que mejor no saber.
El es especial, porque te enseña a aprender a base de caídas, de palos y no de clases.
Pero..
Gracias a el me he vuelto 
fría y distante a lo aparentemente conocido como ''amor''.

No hay comentarios:

Publicar un comentario