domingo, 18 de septiembre de 2011

Tengo mi cajón lleno.
No guardo en él nada bueno, palabras bañadas en sangre rencor y veneno, repleno.
Meto el brazo para cambiarlo por el corazón.
Y no, ya no pienso en pedir perdón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario